Por 8.000 dólares, esta compañía llena tus venas de sangre joven

Pendrive, Elephone, El mejor pendrive del 2018, biometrico, pendrive biometrico
Ambrosia lleva a cabo un ensayo clínico diseñado para averiguar qué sucede cuando la sangre de adultos es sustituida por sangre de gente joven


La sangre es vida. Lo sabemos. Pero al líquido rojo que corre por nuestras venas se le podría dar otros usos. Para Jesse Karmazin, un médico y empresario estadounidense que esta detrás de la compañía Ambrosia, la sangre joven podría devolverle la juventud a las personas mayores. O parte de ella.

En ratones funciona, y Karmazin confía en que funcione también en humanos. Su startup, ubicada en Monterrey (California), está inscribiendo a gente para iniciar un primer ensayo clínico diseñado para averiguar qué sucede cuando la sangre de adultos (de 35 años para arriba) es sustituida por sangre de jóvenes de entre 16 y 25 años. 

Previo pago de 8.000 dólares (unos 7.140 euros) por cabeza, quienes participen en el ensayo recibirán 1,5 litros de plasma de donantes vigorosos con la esperanza de que esa sangre joven logre revertir el envejecimiento natural de tejidos y órganos.

Karmazin asegura que el procedimiento, que ya se ha llevado a cabo con 30 participantes, está dando lugar a resultados beneficiosos, como una mejora en el tono muscular y en la apariencia física.

Pero la comunidad científica tiene serias dudas de la efectividad de esta terapia que es cualquier cosa menos barata. "Simplemente no hay evidencia clínica de que el tratamiento vaya a ser beneficioso. Básicamente se está abusando de la confianza de la gente y la emoción pública alrededor de esto", manifestó el neurólogo Tony Wyss-Coray de la Universidad de Stanford, a la revista Science.

Diferentes investigadores alegan que la muestra el estudio es demasiado pequeña y, por lo tanto, estadísticamente insignificante. Además, la mejoría de los participantes podría deberse a un efecto placebo causado por verse en una clínica de lujo y tras haber pagado 8.000 dólares. Curiosamente, no hay un grupo de 'control' con el que contrastar los resultados.

Las transfusiones de sangre de jóvenes a personas camino de la decrepitud cobró interés en 2014 cuando Amy Wagers, una investigadora del Instituto de Células Madre de Harvard, retomó un procedimiento de 1860, denominado parabiosis, que conecta venas de dos animales vivos. Tras su experimento, Wagers declaró que el plasma de los ratones jóvenes mejoraba el funcionamiento de los músculos, corazón y cerebro de los roedores viejos. Pero dejó claro que eran ratones –no personas- y que más que rejuvenecer, lo que se veía es que se reparaban ciertos tejidos.

Un año más tarde, en 2015, la empresa Alkahest probó si la sangre joven podía ser un tratamiento para los pacientes con Alzheimer. Los resultados de esa prueba todavía no han sido publicados.

Frente al escepticismo de la comunidad científica, Karmazin ofrece esperanza. "Estoy muy contento con los resultados que estamos viendo. Cuando comencé, pensé que era la clase de terapia que me gustaría que estuviera disponible para mí", dijo a Business Insider el fundador de Ambrosia.

Sin que de momento se pueda asegurar nada sobre su eficacia, saciar el deseo de la eterna juventud depende de la fe y del dinero que haya en el bolsillo de los interesados.
Síguenos en Twitter:
Hazte fan de nuestra página en Facebook:
Comparte:

Siguiente
« Prev Post
Anterior
Siguiente... »