Miss Universo: ¿Están los concursos de belleza avanzando hacia la belleza real?

Pendrive, Elephone, El mejor pendrive del 2018, biometrico, pendrive biometrico
Solo una semana después de que millones de personas salieran a las calles de EE.UU. para reclamar el respeto al género femenino, en Filipinas se elegirá a la mujer más bella del mundo. Hablamos con una Miss Venezuela para saber si el más importante certamen de este tipo ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos.

Desfilar en traje de baño, en vestido de gala; ser inteligente, simpática, carismática –en resumen, perfecta-, no debe ser un trabajo fácil. Eso enfrentarán este domingo las candidatas a Miss Universo, concurso que se hará este domingo en Filipinas, apenas a una semana de que se realizara la “Marcha de las Mujeres”, que congregó a millones de personas en Estados Unidos y a cientos en otros países, para exigir el respeto al género femenino.

¿Contradictorio? El mal favor que los concursos de belleza les harían a las mujeres, al presentarlas como algo que debe verse “bonito”, ha estado en debate desde hace varios años, pero en los últimos meses se ha profundizado su discusión, sobre todo el Latinoamérica. Los organizadores de Miss Reef Argentina, por ejemplo, decidieron suspender este año su clásico certamen para escoger la mejor “cola” del verano, motivados, según señalaron, por la "sensibilidad que empezó a causar el tema de la violencia de género en el país". Con todo, la versión chilena del concurso mantuvo su agenda para efectuarlo en febrero. Paralelamente en Brasil, la final de Miss Bumbum, donde mujeres de los 27 estados competían por ganar el premio al mejor trasero, vio cómo sus candidatas eran cuestionadas por alimentar estereotipos y la objetivación femenina. "Ver y admirar un trasero es una cosa normal tanto de los hombres como de las mujeres, pero llevar eso como una bandera nacional no deja de ser vergonzoso para un país lleno de libertades y valores para mostrar", alegaba un agente turístico brasileño.

¿En qué situación quedan concursos como Miss Universo, un certamen comúnmente criticado por las cirugías plásticas a las que se someterían algunas de sus participantes, con videos viralizados de las respuestas poco asertivas de algunas candidatas; y con polémicas como su otrora dueño, Donald Trump, llamando “Miss Piggy” (señorita cerdita) a Alicia Machado, Miss Universo 1996? No es de extrañar que hoy, en tiempos en que se quiere resaltar el concepto de “belleza real”, varios se pregunten si este concurso aún se justifica. “Creo que hoy miss Universo busca una belleza una más global, más integral”, aseguró a Emol Daniela Di Giacomo, Miss Venezuela 2005, y quien estará a cargo de los comentarios durante la transmisión del concurso que hará TNT, este domingo 29 (21 hrs.).

Consciente de los cambios que los nuevos dueños del certamen han querido hacer, tras la mano de Trump en su dirección, Di Giacomo comentó que este año se ha elegido a Ashley Graham, una modelo pluz-size, como conductora del backstage de Miss Universo. Además, señaló que se decidió armar un jurado únicamente compuesto por mujeres que se han llevado la corona, y que “saben lo que va a tener que pasar la ganadora durante todo este año, haciendo mucha labor social y servicio comunitario”. La venezolana, quien ganó Miss Internacional 2006, fue considerada una “rebelde” en su momento, luego de negarse a las cirugías cuando participó por Venezuela para Miss Universo.

Pero señala que hoy las operaciones han ido disminuyendo y las transmisiones en HD han hecho que se busque más la naturalidad. “Antes veías a las chicas con bustos más prominentes. Ahorita vemos que son muchachas que se ven más joviales, que no tienen tantas cirugías como antes”, agregó.

De Naomi a Kim Kardashian: Lograr la corona de un Miss Universo requiere mucho trabajo, como dice esta ex participante. “La gente dice que los concursos de belleza son algo superficial, pero puedo asegurar que cuando yo tenía 20 años, trabajé durísimo para ganarme esa corona: Dormíamos 3 horas, me tenía que levantar muy temprano para maquillarme.
Algunos días me sentía mal e igual tenía que andar simpática, porque estaba conociendo personas y nunca sabía si estaba hablando con alguien que sería del jurado. De verdad tu sueño es esa corona, y de verdad tu sueño es llevarle ese orgullo a tu país, abrirte un camino en tu carrera profesional”, recordó Di Giacomo. Afortunadamente, dice, mientras en su época seguía los parámetros estéticos de las modelos de Victoria’s Secret y de Naomi Campbell o Cindy Crawford, hoy destaca que sean las curvas de Kim Kardashian o de Jennifer Lopez las que estén popularizándose. “Ya no existe nada más que un solo ejemplo de belleza”, señaló, agregando la participación este domingo de Siera Bearchell, Miss Canadá, quien si bien es delgada, ha sido reprochada en redes sociales por no ser extremadamente flaca. “A los concursos de belleza los van a criticar por el resto de la historia”, declaró Di Giacomo. “Además (al haber) mujeres desfilando en traje de baño, nosotras mismas somos las primeras que estamos criticando (…) Pero creo que eso poco a poco está cambiando, hasta por las mismas candidatas que no quieren ser vistas como un pedazo de carne”.
Mientras Miss Canadá ha debido defenderse en redes, diciendo que es feliz aceptando su cuerpo tal como es, Miss Chile, Catalina Cáceres, no tuvo reparos en dar su opinión durante la ronda de preguntas del concurso para elegir a la representante nacional. “Sé que de una reina de belleza se espera una respuesta políticamente correcta, pero también siento que tenemos que tener opinión. Estoy absolutamente a favor del matrimonio igualitario, no puede ser que en Chile existan ciudadanos de segunda categoría que no tengan los mismos derechos que tenemos todos”, respondió entonces, agregando que también apoyaba la adopción homoparental. “Todas (las participantes) son bellas, pero sin duda, una va a atrapar la mirada del jurado por carismática, por simpática, por responder algo bien”, comentó Di Giacomo. “Al final, ninguna de ellas tiene nada regalado. Es algo que la gente también tiene que entender”. “Y cualquier adolescente que esté leyendo esta entrevista, si quisiera en algún momento, sin importar su talla o su tamaño, participar en un concurso de belleza, lo que tiene que hacer es trabajar duro, y esto no es solo para los concursos, sino que también para la vida entera”, concluyó la Miss Venezuela 2005.
Síguenos en Twitter:
Hazte fan de nuestra página en Facebook:
Comparte:

Siguiente
« Prev Post
Anterior
Siguiente... »