Estudio demuestra que los edulcorantes artificiales aumentan el apetito

Pendrive, Elephone, El mejor pendrive del 2018, biometrico, pendrive biometrico

WASHINGTON.- Los edulcorantes artificiales, sustitutivos del azúcar y utilizados generalmente en el desarrollo de dietas, estimulan la sensación de hambre, de acuerdo con una investigación del Centro Charles Perkins de la Universidad de Sydney y del Instituto Garvan de Investigación Médica, también con sede en esa ciudad australiana, publicada este martes en la revista Cell Metabolism. El estudio reveló que estos productos generan un efecto en la parte del cerebro que estimula el apetito y alteran las percepciones del gusto. Así, a pesar de tener menos calorías, los edulcorantes lograron incrementar el peso en los animales estudiados, algo que los científicos dicen poder extrapolar a los humanos. "Después de la exposición crónica a una dieta que contenga como edulcorante la sucralosa, vimos que los animales empezaron a comer más", explicó el profesor Greg Neely de la Universidad de Sydney. Sin embargo, el principal aporte de los científicos es explicar las causas de este fenómeno con la identificación de un sistema en el cerebro que siente y vincula el componente dulce y energético de los alimentos. "Encontramos que en el interior del cerebro, la sensación de dulce se asimila a la de contenido energético. Cuando se pierde el equilibrio entre el dulce y la energía por un cierto periodo de tiempo, el cerebro recalibra e incrementa el total de calorías consumidas", detalló Neely. El estudio comenzó con pruebas en moscas de la fruta que fueron expuestas durante cinco días a edulcorante artificiales, tras las observación de los científicos, los insectos habían aumentado su consumo de calorías en un 30% respecto a su dieta anterior. Luego se comenzó una etapa con ratones que validó los resultados anteriores, ya que luego de siete días, los roedores aumentaron su consumo de comida. "El consumo crónico de edulcorante artificial incrementa la intensidad del dulce respecto del azúcar real y, en su momento, se incrementa también el incentivo del animal a comer más", sostuvo el profesor Neely. Estos productos llegan actualmente a miles de millones de personas en todo el mundo que los consumen en el marco de dietas y tratamientos para tratar la obesidad, sin embargo, este nuevo estudio demuestra que podrían tener un efecto contrario a los esperado por los pacientes. La investigación llevada a cabo por las científicos australianos es la primera que identifica las razones de que los edulcorantes artificiales puedan estimular el apetito, con la identificación de la red neuronal que responde al endulzamiento artificial y que dice al animal que necesita comer más porque no ha obtenido suficiente energía.
Síguenos en Twitter:
Hazte fan de nuestra página en Facebook:
Comparte:

Siguiente
« Prev Post
Anterior
Siguiente... »